El problema de la deuda de los universitarios estadounidense es un grave problema. Para pagar su formación en los carísimos ‘college’ de EEUU, muchos estudiantes recurren a créditos, lo que supone que al licenciarse el 71% esté literalmente en quiebra.

Deben de media casi 30.000 dólares (27.000 euros), que deberán pagar con los ingresos que generen durante sus primeros años de carrera profesional.

Joel Weber, estudiante de 25 años de la Universidad de Texas, no quería ser uno más de esos miles de jóvenes endeudados y por esos se decidió a construir su propia casa: con lo que se ahorraría de alquiler durante los años universitarios podría pagar la matrícula y partir de cero –y sin deuda– al abandonar el campus.

Weber compró un destartalado remolque y lo remodeló con sus propias manos para convertirlo en un acogedor ‘mini-piso’ transportable de 14 m2.

Tardó un año en terminarlo. Invirtió parte de sus ahorros y contó con la ayuda y las donaciones de materiales de sus vecinos y amigos. El resultado es asmbroso:

Primero hizo la base con tableros de madera, con sus propias manos

Así es la casa por fuera, y, aunque parezca muy pequeña, tienes que verla por dentro para ver que está muy bien aprovechada.

Joel ha utilizado muy inteligentemente los 14 metros cuadrados, todo está diseñado para que su pequeño espacio, pero sin perder ningún detalle.

Al saber que este joven estaba construyendo su propia casa, muchas personas le dejaron materiales e incluso muebles que ya no utilizaban.

Hasta el baño, siendo pequeño está precioso.

En la parte de arriba de la cocina está su cama y tiene pintar de ser muy cómoda.

La cocina tiene de todo para poder elaborar cualquier receta

Pero eso no es todo, lo mejor de esta mini casa es que ¡se la puede llevar a todas partes!

fuente

¿Qué opinas de esta casa, vivirías en un lugar así?

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: