Enseñar a que tu cachorro orine fuera de casa es una tarea que cuesta mucho esfuerzo y bastante frustrante.  Deberás tener paciencia, especialmente si es tu primer perro en casa.  Pero gracias a este artículo te enseñaremos a hacerlo de la forma más sencilla y rápida:

¿Qué debemos evitar?

Hay que evitar el castigo. Nos vamos de casa todos los días a trabajar, dejamos a nuestro cachorro y cuando volvemos…. nos encontramos con “sorpresas” por toda la casa.  Pero, lo más normal es que el perrito se haya orinado hace dos horas o más, por lo que si le reniegas ahora no tienen ningún sentido ya que no entenderá la razón.
Los veterinarios recomiendan no sacar a la mascota a realizar sus necesidades los primeros dos meses porque corre el riesgo de adquirir enfermedades o microorganismos que lo perjudiquen después y sobre todo si aún no está vacunado.

pixabay

¿Por dónde empezar?

Los veterinarios recomiendan empezar por enseñarles a orinar en casa y esto es conveniente especialmente si le faltan las vacunas y no puede salir a la calle. Lo mejor es adquirir los “empapadores” para no encontrarte con la cama, el sofá o la alfombra con regalitos…

El empapador o pañal perruno es un panel de composición mixta, normalmente algodón y plástico impermeable, que absorbe el pipí y disuelve el olor. Cuando veamos que nuestro cachorro va a orinar o a evacuar, nosotros debemos acercarles un empapador limpio y absorber con él toda la orina. De este modo, aunque nosotros no podamos distinguir el desagradable olor, el cachorro podrá y lo identificará.

pixabay

Una vez que esté empapado, debemos llevarlo a la zona en la que autorizaremos a nuestro perro a evacuarse, por ejemplo, el baño. Cada vez que veamos que nuestro perro empieza a orinar, o cuando sospechemos que se acerca su hora lo llevaremos hasta el empapador. Poco a poco, con tiempo y paciencia, nuestra mascota irá asociando los empapadores con el lugar para orinar.

¿Y ahora cómo hago para que haga sus necesidades fuera de casa?

Cuando nuestro veterinario nos autorice a sacar a nuestro perro a pasear, es decir, que ya tenga todas las vacunas en regla, debe aprender a orinar en la calle, así que hay que quitarle el empapador de casa.

Ahora nuestro cachorro ya sabrá que el empapador es el lugar en el que se puede orinar, y nosotros controlaremos más o menos las horas o momentos en los que nuestro perro vaya a hacerlo. Normalmente suele ser 20 minutos después de comer o beber, tras el juego o al despertarse.

Una vez en la calle, colocaremos el empapador, a poder ser manchado de orina, en el suelo.  Es normal que no se tenga éxito la primera vez:Tras varios intentos y paseos con el empapador, nuestro cachorro comenzará a asociar ese empapador que antes estaba en el baño con la calle donde parece que tendrá que hacer pipí.

Cuando el perro al fin consiga orinar en el empapador le daremos un premio; lo más aconsejable es darle una golosina apropiada a su tamaño y edad.

Deberemos continuar este ritual durante el tiempo que sea preciso, y tratar de colocar el empapador siempre en el mismo lugar y premiar a nuestro perro cada vez que consiga orinar en el lugar correcto.  ¡Así de fácil conseguirás que orine en la calle sin mucho esfuerzo!

¿Tienes perro, has probado este método? déjanos tu opinión en comentarios.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS: